prospectos de medicamentos


TARKA 180 mg/ 2 mg capsulas, 28 capsulas








Ficha del medicamento:

Información Basica del medicamento

Principio activo: VERAPAMILO
Codigo Nacional: 674374
Codigo Registro: 61369
Nombre de presentacion: TARKA 180 mg/ 2 mg capsulas, 28 capsulas
Laboratorio: ABBOTT LABORATORIES, S.A.
Fecha de autorizacion: 1997-03-01
Estado: Autorizado
Fecha de estado: 1997-03-01

Prospecto

Toda la información del medicamento

1. NOMBRE DEL MEDICAMENTO.

Tarka 180 mg/2 mg cápsula.

2. COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA.

Cada cápsula contiene 180 mg de verapamilo (DCI) clorhidrato y 2 mg de trandolapril (DCI).

Para excipientes ver sección 6.1

3. FORMA FARMACÉUTICA.

Cápsula de liberación modificada. Color rosa claro opaco.

4. DATOS CLÍNICOS.

4.1. Indicaciones terapéuticas.

Hipertensión esencial, en aquellos pacientes cuya presión arterial fue normalizada con los componentes individuales en la misma proporción.

4.2. Posología y forma de administración.

La dosis recomendada habitualmente es una cápsula diaria, tomada por la mañana antes, durante o después del desayuno. La cápsula deberá ingerirse entera.

Posología en niños: Tarka está contraindicado en niños y adolescentes (<18 años) (ver también sección 4.3). Posología en ancianos: Dado que la disponibilidad sistémica es mayor en pacientes ancianos en comparación con jóvenes hipertensos, algunos pacientes ancianos pueden experimentar un efecto mas pronunciado en la disminución de la presión sanguínea (ver apartado 4.4) Posología en insuficiencia renal: el uso de Tarka está contraindicado en caso de insuficiencia renal grave (ver apartado 4.3 y 4.4). Posología en insuficiencia hepática: el uso de Tarka no está recomendado en pacientes con insuficiencia hepática grave; Tarka está contraindicado en pacientes con cirrosis hepática acompañada de ascitis (ver apartado 4.3 y 4.4)

4.3. Contraindicaciones

-Hipersensibilidad conocida a trandolapril o a cualquier otro inhibidor de la ECA y/o verapamilo o a cualquiera de los excipientes. -Antecedentes de edema angioneurótico asociado al tratamiento previo con inhibidor de la ECA. -Edema angioneurótico hereditario/idiopático. -Shock cardiogénico. -Infarto reciente de miocardio con complicaciones. -Bloqueo AV de segundo o tercer grado sin marcapasos en funcionamiento.

-Bloqueo sino-auricular. -Síndrome del nódulo sinusal enfermo en pacientes sin marcapasos en funcionamiento. -Insuficiencia cardiaca congestiva. -Pacientes con flutter o fibrilación auricular con vía excitatoria accesoria (por ej. síndrome de WPW). -Insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina < 10 ml/min). -Diálisis. -Cirrosis hepática con ascitis. -Estenosis aórtica o mitral, miocardiopatía hipertrófia obstructiva. -Aldosteronismo primario. -Embarazo. -Lactancia. -Uso en niños y adolescentes (<18 años).

4.4. Advertencias y precauciones especiales de empleo.

Hipotensión sintomática: En determinadas circunstancias, Tarka puede ocasionar hipotensión sintomática. Este riesgo aumenta en los pacientes con activación del sistema renina-angiotensina-aldosterona (p. ej., depleción de volumen o de sal, debida al uso de diuréticos, dieta baja en sodio , diálisis, deshidratación, diarrea o vómitos; disminución de la función del ventrículo izquierdo, hipertensión renovascular).

En estos pacientes la depleción de volumen o de sal se debería corregir de antemano iniciándose el tratamiento preferiblemente a nivel hospitalario. Los pacientes que experimenten hipotensión, durante la fase de ajuste de dosis, deben permanecer en decúbito y a veces precisan de expansión del volumen circulante mediante el aporte de líquidos por vía oral o la administración de suero salino fisiológico por vía intravenosa. El tratamiento con Tarka puede continuarse una vez el volumen sanguíneo y la presión arterial hayan sido corregidos de forma eficaz.

Alteración de la función renal (ver también sección 4.3 ): Es necesario vigilar la función renal en los pacientes con insuficiencia renal moderada. Tarka puede producir hiperpotasemia en los pacientes con disfunción renal.

En ocasiones se ha descrito un deterioro agudo de la función renal (fallo renal agudo), sobre todo en los pacientes con insuficiencia renal previa o con insuficiencia cardiaca congestiva previa.

La experiencia con Tarka es insuficiente en pacientes con hipertensión secundaria, de manera particular en aquellos con hipertensión renovascular. Por tanto, no debería administrarse Tarka a estos pacientes, en especial a aquellos con estenosis bi o unilateral de la arteria renal con un único riñón funcionante (p. ej., pacientes sometidos a trasplante de riñón), porque corren peligro de sufrir insuficiencia renal aguda.

Proteinuria: Puede aparecer proteinuria sobre todo en pacientes con alteraciones de la función renal o que reciben dosis relativamente elevadas de inhibidores de la ECA.

Insuficiencia hepática grave: Dado que la experiencia terapéutica con Tarka es insuficiente en pacientes con trastorno hepático severo, el uso de Tarka en estos casos no se puede recomendar. Tarka está contraindicado en pacientes con cirrosis hepática acompañada de ascitis (ver también sección 4.3).

Edema angioneurótico: Los inhibidores de la ECA (como trandolapril) pueden ocasionar raramente edema angioneurótico con tumefacción de la cara, extremidades, lengua, glotis y/o laringe. El tratamiento con trandolapril se debe interrumpir de inmediato en los pacientes que experimenten edema angineurótico, y estos deben ser vigilados hasta que se resuelva el edema.

El edema angioneurótico limitado a la cara, suele resolverse espontáneamente. El edema que afecta no sólo a la cara sino también a la glotis puede amenazar la vida del paciente, dado el riesgo de obstrucción de la vía aérea.

En comparación con otros pacientes se ha reportado una mayor incidencia de angioedema en pacientes negros tratados con inhibidores de la ECA

El edema angioneurótico que afecta a la lengua, glotis o laringe debe tratarse de inmediato, administrando 0,3 ­ 0,5 ml de una solución de adrenalina (1:1000) por vía subcutánea, junto con otras medidas terapéuticas que se consideren indicadas.

Se recomienda prudencia antes de tratar a los pacientes con antecedentes de edema angioneurótico idiopático; Tarka está contraindicado en los pacientes que han sufrido edema angioneurótico como reacción adversa a un inhibidor de la ECA (ver también sección 4.3 ).

Neutropenia/agranulocitosis: El riesgo de neutropenia se relaciona aparentemente con la dosis y también con el estado clínico del paciente. Raramente se detecta en pacientes sin complicaciones, pero puede ocurrir en pacientes con cierto grado de insuficiencia renal, sobre todo si se asocia a enfermedades vasculares del colágeno, como por ejemplo, lupus eritematoso sistémico o esclerodermia, o al tratamiento con medicamentos inmunosupresores. Esta complicación revierte después de suspender el inhibidor de la ECA.

Tos: Durante el tratamiento con un inhibidor de la ECA puede aparecer una tos seca y no productiva, que desaparece tras interrumpir el tratamiento.

Hiperpotasemia: La hiperpotasemia puede manifestarse durante el tratamiento con un inhibidor de la ECA, sobre todo en presencia de insuficiencia renal y/o insuficiencia cardiaca. No se recomiendan, en general, los suplementos de potasio ni los diuréticos ahorradores de potasio, dado que pueden originar un aumento significativo del potasio plasmático. Si se considerara necesario el uso concomitante de estos medicamentos, se vigilarán con mayor frecuencia las concentraciones séricas de potasio.

Ancianos: El número de pacientes hipertensos de edad avanzada, en los que se ha examinado el efecto del Tarka, es reducido. Los datos farmacocinéticos indican que la disponibilidad sistémica de Tarka es mayor en el paciente anciano hipertenso que en el paciente joven. Algunos ancianos experimentan una disminución de la presión arterial más marcada que otros. En estos pacientes se recomienda evaluar la función renal al inicio del tratamiento. Cirugía: En los pacientes sometidos a cirugía mayor, que precisen de anestesia general, los inhibidores de la ECA pueden causar hipotensión, que se puede corregir con el uso de expansores del volumen plasmático.

Trastornos de la conducción: El tratamiento debe administrarse con precaución a los pacientes con bloqueo auriculoventricular de primer grado (ver también sección 4.3).

Bradicardia: Tarka debe administrarse con precaución en los pacientes con bradicardia.

Enfermedades en las que la transmisión neuromuscular está afectada: Tarka debería utilizarse con precaución en pacientes con enfermedades en las que la transmisión neuromuscular esté afectada (miastenia grave, síndrome de Eaton-Lambert, distrofia muscular de Duchenne avanzada).

Pacientes sometidos a hemodiálisis (ver también sección 4.3): Se han descrito reacciones anafilactoides en pacientes en tratamiento con inhibidores de la ECA que son sometidos a hemodiálisis con membranas de metalilsulfonato de poliacrilonitrilo de alto flujo (p. ej., "AN 69") .Por tanto, no se deben utilizar este tipo de membranas en estos pacientes.

Desensibilización: Se han descrito reacciones anafilactoides (en algunos casos, con amenaza para la vida) en pacientes tratados con un inhibidor de la ECA a los que se les estaba realizando desensibilización frente a venenos animales de forma simultánea.

Aféresis de LDL: Se han descrito reacciones anafilactoides con amenaza para la vida en pacientes tratados con inhibidores de la ECA que fueron sometidos, al mismo tiempo, a una aféresis de LDL.

La evaluación de los pacientes debe incluir una valoración de la función renal antes de comenzar el tratamiento y durante el mismo.

Antes de administrar la siguiente dosis, debe medirse la presión arterial, para conocer la respuesta terapéutica a Tarka.

Lactosa: Las cápsulas de Tarka contienen lactosa. Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, intolerancia a lactosa Lapp o malabsorción de glucosa-galactosa, no deben tomar este medicamento.

Sodio: Este medicamento contiene 1,12 mmol (o 25,71 mg) de sodio por dosis. Se debe tener en consideración en pacientes con dietas bajas en sodio.

4.5. Interacción con con otros medicamentos y otras formas de interacción.

Asociaciones no recomendadas Diuréticos ahorradores de potasio o suplemento de potasio: los inhibidores de la ECA atenúan las pérdidas de potasio inducidas por los diuréticos. Los diuréticos ahorradores de potasio como la espironolactona, el triamtereno o la amilorida, los suplementos de potasio o los sustitutos de la sal que contienen potasio pueden aumentar significativamente el potasio sérico, sobre todo en presencia de alteraciones de la función renal. Cuando esté indicado su uso, debido a una hipopotasemia comprobada, deberán administrarse con precaución y vigilando a menudo los niveles séricos de potasio.

Dantroleno: No se recomienda el uso simultáneo de verapamilo con dantroleno.

Precauciones de uso Medicamentos antihipertensivos: aumentan el efecto hipotensor de Tarka.

Diuréticos: los pacientes tratados con diuréticos y sobre todo aquellos con una depleción de volumen y/o sal pueden experimentar un descenso exagerado de la presión arterial tras iniciar el tratamiento con un inhibidor de la ECA. El riesgo de hipotensión se puede reducir suspendiendo el diurético o aumentando la ingesta de volumen o de sal antes de su administración e iniciando el tratamiento con dosis bajas. Los incrementos de dosis posteriores deben realizarse con precaución.

Litio: se han descrito casos de aumento o reducción de los efectos del litio, cuando se utiliza simultáneamente con el verapamilo. La administración concomitante de inhibidores de la ECA y litio puede reducir la eliminación de este último. Deben monitorizarse a menudo los niveles séricos de litio.

Anestésicos: Tarka puede potenciar los efectos hipotensores de algunos medicamentos anestésicos.

Narcóticos/antipsicóticos: puede aparecer hipotensión postural.

Alopurinol, citostáticos o medicamentos inmunosupresores, corticoides por vía sistémica o procainamida: la administración concomitante con los inhibidores de la ECA puede aumentar el riesgo de leucopenia. Medicamentos cardiodepresores: el uso concomitante de verapamilo y cardiodepresores, es decir, medicamentos que inhiben la generación del impulso cardiaco y la conducción del mismo (p. ej., beta-bloqueantes, antiarrítmicos, anestésicos inhalados) puede originar efectos sumatorios indeseables.

Quinidina: el uso concomitante de quinidina y verapamilo por vía oral se ha asociado a hipotensión y edema pulmonar en un pequeño número de pacientes con miocardiopatía hipertrófica (obstructiva).

Digoxina: el uso concomitante de digoxina y verapamilo determina un aumento del 50-75% en las concentraciones plasmáticas de digoxina, lo que obliga a reducir la posología de ésta.

Relajantes musculares: puede potenciar el efecto de los relajantes musculares (como por ejemplo los bloqueantes neuromusculares).

Tranquilizantes/antidepresivos: como sucede con todos los antihipertensivos, el riesgo de hipotensión ortostática aumenta cuando se combina Tarka con los tranquilizantes mayores o con medicamentos antidepresivos que contengan imipramina. Circunstancias a valorar Antiinflamatorios no esteroideos (AINE´s): la administración de un antiinflamatorio no esteroideo puede reducir el efecto antihipertensivo de los inhibidores de la ECA. Además, se ha descrito que los AINE y los inhibidores de la ECA ejercen un efecto aditivo sobre el incremento del potasio sérico y que, al mismo tiempo, pueden disminuir la función renal. Estos efectos son, en principio, reversibles y se manifiestan, sobre todo, en los pacientes con la función renal comprometida.

Antiácidos: disminuyen la biodisponibilidad de los inhibidores de la ECA.

Simpaticomiméticos: pueden reducir los efectos antihipertensivos de los inhibidores de la ECA; hay que vigilar cuidadosamente a estos pacientes para confirmar que se alcanza el efecto deseado.

Alcohol: potencia el efecto hipotensor.

El verapamilo puede elevar las concentraciones plasmáticas de la carbamazepina, ciclosporina y teofilina incrementandose de este modo el riesgo de toxicidad de estos compuestos. La rifampicina, la fenitoína y el fenobarbital reducen la concentración plasmática de verapamilo, mientras que la cimetidina puede incrementar la concentración plasmática de verapamilo.

Antidiabéticos: a veces es necesario ajustar la dosis de los antidiabéticos o de Tarka en casos individuales, sobre todo al comenzar el tratamiento, ya que pueden producir una mayor reducción de la glucemia.

Se ha observado que el zumo de pomelo aumenta los niveles plasmáticos de verapamilo, uno de los componentes de Tarka. Por lo tanto el zumo de pomelo no debería ingerirse conjuntamente con Tarka.

4.6. Embarazo y lactancia.

Embarazo El uso de Tarka en el embarazo, esta contraindicado (ver seccion 4.3)

No existen datos suficientes sobre la seguridad de Tarka en las mujeres embarazadas. De todos modos, se han notificado casos anecdóticos de hipoplasia pulmonar neonatal, retraso del crecimiento intrauterino, persistencia del conducto arterioso e hipoplasia craneal tras la exposición de los fetos al efecto de los inhibidores de la ECA. Además, la actividad farmacológica de los inhibidores de la ECA podría ocasionar una hipotensión fetal, que se asociaría a oliguria /anuria fetal/neonatal y oligohidramnios (ver también sección 5.3 ).

En principio, cabe esperar efectos teratogénicos si se utilizan los inhibidores de la ECA en el segundo o tercer trimestre del embarazo; se desconoce si la exposición del embrión/feto al inhibidor de la ECA, solo en el primer trimestre, se asocia a efectos teratogénicos, embriotóxicos, o fetotóxicos. Las mujeres que deseen quedarse embarazadas o que ya lo estén deben consultar inmediatamente a su médico para que prescriba otro tratamiento farmacológico alternativo

MINISTERIO Mujeres en edad fértil El médico debe indicar este riesgo a toda mujer en edad fértil, antes de prescribir un inhibidor de la ECA.

Lactancia Tarka está contraindicado durante la lactancia. (ver apartado 4.3)

4.7. Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinaria

No se ha descrito ningún efecto sobre la capacidad de conducción de vehículos ni el uso de maquinaria, pero no cabe descartar una alteración del estado de alerta, ya que Tarka puede producir mareos y cansancio.

4.8. Reacciones adversas.

Las reacciones adversas de Tarka son las conocidas para sus componentes o para esta clase de medicamentos. Las reacciones adversas más frecuentemente comunicadas son tos, dolor de cabeza, estreñimiento, vértigo, mareos y sofocos de calor.

Las reacciones adversas notificadas espontáneamente u observadas en ensayos clínicos se detallan en la tabla siguiente.

Dentro de cada clase de órgano o sistema, las reacciones adversas están listadas según su frecuencia, según el criterio siguiente: común (>1/100, <1/10), poco común (>1/1000, <1/100), raro (>1/10000, <1/1000), muy raro (<1/10000), incluyendo notificaciones aisladas.

Clase órgano / sistema Frecuencia Reacciones adversas Alteraciones sanguíneas y del sistema linfático Alteraciones del sistema inmune Alteraciones del metabolismo y nutricionales Alteraciones psiquiátricas Alteraciones del sistema nervioso Clase órgano / sistema Frecuencia Reacciones adversas

Alteraciones oculares Alteraciones cardiacas/vasculares Alteraciones respiratorias, torácicas y mediastínicas Alteraciones gastrointestinales Clase órgano / sistema Frecuencia Reacciones adversas Alteraciones hepatobiliares

Alteraciones de la piel y del tejido subcutáneo Alteraciones musculoesqueléticas, del tejido conectivo y de los huesos Alteraciones renales y urinarias Alteraciones del sistema reproductor y de las mamas Alteraciones generales y condiciones del lugar de administración Parámetros de laboratorio

Las siguientes reacciones adversas no han sido notificadas aún con relación a Tarka, pero están generalmente aceptadas siendo atribuibles a los inhibidores de la ECA: Alteraciones sanguíneas y del sistema linfático: Descensos en la hemoglobina y el hematocrito, y en casos aislados agranulocitosis. Se han notificado casos aislados de anemia hemolítica en pacientes con deficiencia congénita de G-6-PDH. Alteraciones psiquiátricas: Ocasionalmente confusión. Alteraciones del sistema nervioso: Raramente, trastornos del sueño. Alteraciones del oído y el laberinto: Raramente, trastornos del equilibrio, tinnitus. Alteraciones cardiacas/vasculares: Se han notificado casos aislados de arritmias, infarto de miocardio y ataques isquémicos transitorios para los inhibidores de la ECA en asociación con hipotensión. Alteraciones respiratorias, torácicas y mediastínicas: Raramente, sinusitis, rinitis, glositis, y broncospasmo. Alteraciones gastrointestinales: Ocasionalmente indigestión. Casos aislados de íleo paralítico. Alteraciones hepato-biliares: Casos aislados de ictericia colestásica . Alteraciones del tejido subcutáneo y piel: Ocasionalmente reacciones alérgicas y de hipersensibilidad como el síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica. Estas pueden acompañarse de fiebre, mialgia, artralgia, eosinofilia y/o aumento del título de los titulos de los ANA. Parámetros de laboratorio: Pueden producirse aumentos de urea en sangre y creatinina en plasma especialmente en presencia de insuficiencia renal, insuficiencia cardiaca grave e hipertensión renovascular. Estos aumentos revierten tras la retirada del tratamiento. Tras el inicio del tratamiento con un inhibidor de la ECA ocasionalmente aparece hipotensión sintomática o severa. Esto ocurre especialmente en ciertos grupos de riesgo, tales como pacientes con el sistema renina-angiotensina-aldosterona estimulado. Las siguientes reacciones adversas no han sido notificadas aún con relación a Tarka, pero están generalmente aceptadas siendo atribuibles a bloqueantes de los canales del calcio derivados de la fenilalquilamina: Alteraciones del sistema nervioso: En algunos casos pueden darse síntomas extrapiramidales (enfermedad de Parkinson, coreoatetosis, síndrome distónico). La experiencia hasta ahora ha demostrado que estos síntomas se resuelven una vez discontinuado el tratamiento. Se han comunicado casos aislados de exacerbación de miastenia gravis, síndrome de Eaton-Lambert-y casos avanzados de distrofia muscular de Duchenne. Alteraciones gastrointestinales: La hiperplasia gingival seguida de tratamiento prolongado es extremadamente rara y reversible después de suspender el tratamiento. Alteraciones de la piel y tejido subcutáneo: Se han descrito casos de síndrome de Stevens- Johnson y eritromelalgia. En casos aislados se han descrito reacciones alérgicas cutáneas como eritema. Alteraciones del sistema reproductor y de las mamas: Se han descrito reacciones de hiperprolactinemia y galactorrea.

Una hipotensión exagerada en los pacientes con angina de pecho o enfermedad cerebrovascular tratados con verapamilo podría ocasionar un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular.

4.9. Sobredosificación.

Hasta la fecha, no se conoce ningún caso de sobredosificación con esta combinación. La dosis máxima empleada en los ensayos clínicos fue de 16 mg de trandolapril. Esta dosis no produjo ningún signo ni síntoma de intolerancia. El síntoma más importante, que cabría esperar, en caso de sobredosificación significativa, es la hipotensión. En esta circunstancia, se recomienda administrar una solución salina fisiológica.

Los signos y síntomas más importantes de la sobredosificación con verapamilo obedecen a su actividad farmacológica sobre el sistema cardiovascular y consisten en hipotensión, debida a la vasodilatación periférica y a los efectos inotrópicos negativos; depresión de la generación de los impulsos en el nódulo sinusal; y alteraciones en la conducción del latido cardiaco que pueden culminar con bradicardia sinusal, parada sinusal, bloqueo AV y asistolia. Cuando ocurra una sobredosificación con verapamilo por vía oral, es necesario vigilar y tratar al paciente en una unidad de cuidados intensivos. Con el tratamiento de la sobredosificación se pretende evitar la absorción continuada del verapamilo en el tracto digestivo, controlar los síntomas tóxicos (v. anteriormente) y compensar los efectos antagonistas del calcio de este principio activo. Para reducir la absorción progresiva de verapamilo en el tracto digestivo, se puede aplicar lavado gástrico, administrar material adsorbente (carbón activado) o un laxante (sulfato sódico). Además de las medidas generales de soporte, para controlar la hipotensión grave (que puede terminar en shock) mediante la administración de plasma o un expansor de plasma para mantener la volemia circulante, es necesario en ocasiones estimular el miocardio con medicamentos de efecto inotrópico positivo como la dopamina, dobutamina o isoproterenol.

La atropina (o la metilatropina) pueden resultar útiles en el tratamiento de la bradicardia sinusal. El bloqueo AV debe tratarse con medicamentos simpaticomiméticos (isoproterenol o metaproterenol) o con un marcapasos. La asistolia se trata con las medidas habituales, es decir, reanimación cardiopulmonar, estimulación cardiaca con marcapasos, etc. El efecto antagonista del calcio se suprime administrando calcio por vía parenteral, por ejemplo, en forma de gluconato cálcico.

5. PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS DE ESTE MEDICAMENTO

5.1. Propiedades farmacodinámicas.

Grupo farmacoterapéutico: Verapamil, combinaciones Código ATC: C08DA51 Tarka es una combinación fija del calcio-antagonista verapamilo y del inhibidor de la ECA trandolapril .

Verapamilo: La acción farmacológica del verapamilo obedece a la inhibición de la entrada del calcio a través de los canales lentos de la membrana de las células del músculo liso vascular, células del sistema de conducción y células contráctiles del corazón. El mecanismo de acción del verapamilo produce los siguientes efectos:

1. Vasodilatación arterial. El verapamilo reduce la presión arterial en reposo y durante el esfuerzo, ya que dilata las arteriolas periféricas. Esta reducción de las resistencias periféricas totales (postcarga) disminuye los requerimientos de oxígeno y el consumo de energía del miocardio.

2. Reducción de la contractilidad miocárdica.

MINISTERIO La atividad inotrópica negativa del verapamilo se puede compensar con el descenso de las resistencias periféricas totales. El índice cardiaco no disminuye, salvo en los pacientes con disfunción ventricular izquierda.

El verapamilo no interfiere en la regulación simpática del corazón, porque no bloquea los receptores beta adrenérgicos. La bronquitis espástica y otros trastornos similares no constituyen ninguna contraindicación del verapamilo.

Trandolapril: El trandolapril suprime el sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA) en el plasma. La renina es una enzima endógena sintetizada en los riñones y liberada a la circulación, que convierte el angiotensinógeno circulante en angiotensina I, un decapéptido relativamente inactivo. Seguidamente, la angiotensina I se trasforma en la angiotensina II por efecto de la enzima convertidora de la angiotensina, una peptidildipeptidasa. La angiotensina II es una sustancia vasoconstrictora potente responsable de la vasoconstricción arterial y del aumento de la presión arterial y, además, estimula a la glándula suprarrenal para secretar aldosterona. La inhibición de la ECA reduce los niveles plasmáticos de angiotensina II, con la consiguiente disminución de la actividad vasopresora y de la secreción de aldosterona. Pese a que la disminución de esta última es pequeña, puede determinar un pequeño aumento en la concentración de potasio sérico así como pérdidas de sodio y líquidos. La interrupción del circuito de retroalimentación negativa de la angiotensina II sobre la secreción de renina aumenta la actividad de la renina plasmática. Otra función de la enzima convertidora consiste en descomponer la bradicinina, un péptido cinínico vasodepresor potente, en metabolitos inactivos. Así pues, la inhibición de la ECA aumenta la actividad del sistema de calicreína-cinina circulante y local, que contribuye a la vasodilación periférica (por activación del sistema de prostaglandinas). Quizá, este mecanismo explique los efectos hipotensores de los inhibidores de la ECA y sea responsable de algunas reacciones adversas. La administración de un inhibidor de la ECA a los pacientes hipertensos reduce la presión arterial en decúbito supino y bipedestación en una magnitud muy similar sin que aumente la frecuencia cardiaca de forma compensatoria. Las resistencias arteriales periféricas disminuyen y el gasto cardiaco no sufre cambios o aumenta. El flujo sanguíneo renal aumenta y la tasa de filtración glomerular no suele modificarse. La consecución de una reducción óptima de la presión arterial puede tardar varias semanas en algunos pacientes. Los efectos antihipertensivos se mantienen durante el tratamiento a largo plazo. La interrupción brusca del tratamiento no se acompaña de un rápido aumento en la presión arterial. El efecto antihipertensivo de trandolapril se inicia en la primera hora después de su administración y dura, por lo menos, 24 horas; no obstante, el trandolapril no modifica el patrón circadiano de la presión arterial.

Tarka: No se ha demostrado en los estudios en animales ni tampoco en voluntarios sanos que existan interacciones farmacocinéticas con el SRAA entre verapamilo y trandolapril. La actividad sinérgica de estos dos principios activos obedece, por tanto, a sus acciones farmacodinámicas complementarias.

En los ensayos clínicos se ha comprobado que Tarka reduce la presión arterial elevada con más eficacia que cualquiera de sus componentes en monoterapia. En los ensayos de larga duración Tarka demostró ser seguro y bien tolerado. 5.2. Propiedades farmacocinéticas. Las cápsulas contienen verapamilo clorhidrato en forma de liberación sostenida y trandolapril en forma de liberación inmediata.

Verapamilo: Absorción: Cuando se administra verapamilo por vía oral, se absorbe aproximadamente el 90%. La biodisponibilidad media es baja (22%), debido a la intensa extracción del primer paso hepático, y a la gran variabilidad (10-35%). La biodisponibilidad media después de la administración de dosis múltiples puede aumentar hasta un 30%. La ingesta de alimento no modifica la biodisponibilidad del verapamilo.

Distribución y biotransformación: El tiempo medio hasta que se alcanza la concentración plasmática máxima es de 4 horas. La concentración plasmática máxima del norverapamilo se obtiene aproximadamente 6 horas después de la dosificación El estado estacionario, cuando se administran dosis múltiples, se logra al cabo de 3 a 4 días. El verapamilo se une aproximadamente en un 90% a las proteínas plasmáticas.

Eliminación: La semivida media de eliminación, tras la administración de dosis múltiples, es de 8 horas. El 3-4% de la dosis se elimina por el riñón, sin sufrir ninguna modificación. Los metabolitos se excretan en la orina (70%) y en las heces (16%). El norverapamilo es uno de los 12 metabolitos identificados en la orina, posee el 10-20% de la actividad farmacológica del verapamilo y justifica el 6% del fármaco excretado. Las concentraciones plasmáticas de norverapamilo y verapamilo, en estado de equilibrio estacionario, son similares. La cinética del verapamilo no se altera en caso de insuficiencia renal.

La biodisponibilidad y la semivida de eliminación del verapamilo aumentan en los pacientes con cirrosis hepática. No obstante, la cinética del verapamilo no se modifica en los pacientes con disfunción hepática compensada. La función renal no influye sobre la eliminación del verapamilo.

Trandolapril: Absorción: El trandolapril se absorbe rápidamente, cuando se administra por vía oral. La absorción es de un 40-60% y es independiente de la ingesta de alimentos.

El tiempo transcurrido hasta que se alcanza la concentración plasmática máxima es de aproximadamente 30 minutos.

Distribución y biotransformación: El trandolapril desaparece muy rapidamente del plasma y su semivida es inferior a 1 hora.

El trandolapril se hidroliza en el plasma hacia trandolaprilato, un inhibidor específico de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA). La cantidad de trandolaprilato que se sintetiza es independiente de la ingesta de alimentos.

El tiempo transcurrido hasta alcanzar la concentración plasmática máxima de trandolaprilato es de 4-6 horas.

MINISTERIO La unión del trandolaprilato a las proteínas plasmáticas es mayor del 80%. El trandolaprilato se une con gran afinidad a la ECA, en un proceso saturable. La mayor parte de trandolaprilato circulante se une a la albúmina a través de un proceso no saturable. El estado de equilibrio, estacionario tras administrar dosis múltiples (una vez al día) se alcanza al cabo de aproximadamente 4 días en los voluntarios sanos y también en los pacientes hipertensos, tanto jóvenes como ancianos. La semivida efectiva, calculada a partir de la acumulación del principio activo, es de 16-24 horas.

Eliminación: El 10-15% de la dosis administrada de trandolapril se elimina en forma de trandolaprilato sin modificar en la orina. Cuando se administra trandolapril radiactivo por vía oral, un tercio de la radiactividad se recupera en la orina y dos tercios en las heces. El aclaramiento renal del trandolaprilato guarda una correlación lineal con el aclaramiento de creatinina. La concentración plasmática de trandolaprilato era significativamente mayor en los pacientes con un aclaramiento de creatinina 30 ml/min. Cuando se administra trandolapril de forma repetida a los pacientes con insuficiencia renal crónica, el estado de equilibrio también se alcanza después de 4 días, con independencia del grado de afectación renal.

La concentración plasmática de trandolapril puede llegar a ser 10 veces mayor en los pacientes con cirrosis hepática que en los voluntarios sanos. La concentración plasmática y la excreción renal del trandolaprilato también aumentan en los pacientes cirróticos, aunque en menor medida. La cinética del trandolapril(ato) no se altera en los pacientes con disfunción hepática compensada.

Tarka: Hasta la fecha, no se conoce ninguna interacción cinética entre el verapamilo y el trandolapril o el trandolaprilato; por tanto, los parámetros cinéticos de cada uno de estos principios activos son aplicables al producto de combinación.

5.3. Datos preclínicos sobre seguridad.

Se han observado efectos tóxicos generales solamente en animales expuestos a dosis superiores a la dosis máxima humana, de modo que el riesgo para la seguridad humana es despreciable. En los estudios de toxicidad génica no se advirtió ningún riesgo especial para la especie humana.

Se ha constatado en los estudios animales que los inhibidores de la ECA tienden a alterar el desarrollo fetal tardío y producir muerte fetal o especialmente anomalías congénitas del cráneo. Se cree que estas anomalías craneales obedecen a la actividad farmacológica de estos principios activos y se relacionan con el oligohidramnios inducido por los inhibidores de la ECA.

No hay evidencia de potencial tumorogénico tanto con trandolapril como con verapamilo.

6. DATOS FARMACÉUTICOS.

6.1. Lista de excipientes

Ingredientes del comprimido recubierto de verapamilo: - Celulosa microcristalina

MINISTERIO Povidona - Alginato de sodio - Estearato de magnesio - Hipromelosa - Hyprolosa - Macrogol 400, macrogol 6000 - Talco - Sílice coloidal anhidra - Docusato de sodio - Dióxido de titanio (E 171). -

Ingredientes de los gránulos de trandolapril: - Almidón de maíz - Lactosa monohidrato - Povidona - Fumarato de estearilo sódico.

Ingredientes de la cápsula de gelatina dura: - Dióxido de titanio (E 171) - Oxido de hierro (E 172) - Gelatina - Laurilsulfato de sodio.

6.2. Incompatibilidades.

No procede.

6.3. Período de validez.

3 años.

6.4. Precauciones especiales de conservación.

No conservar a temperatura superior a 25ºC.

6.5. Naturaleza y contenido del recipiente.

Blísters de Aluminio-PVC/PVDC. Envases calendarizados con 14, 28, 56, 98, 280 cápsulas en blisters. Envases de: 20, 30, 50, 100 y 300 cápsulas en blisters. No todas las presentaciones pueden estar comercializadas.

6.6. Instrucciones de uso / manipulación.

No requiere instrucciones especiales.

7. NOMBRE Y DOMICILIO DEL TITULAR DE LA AUTORIZACIÓN DE

COMERCIALIZACIÓN.

ABBOTT LABORATORIES, S.A. Avda. de Burgos, 91. 28050 - Madrid.

8. NUMERO DE AUTORIZACIÓN DE COMERCIALIZACIÓN

61.369.

9. FECHA DE LA PRIMERA AUTORIZACIÓN/RENOVACIÓN DE LA AUTORIZACIÓN

Fecha de la última revalidación: 26 de Junio de 2001.

10. FECHA DE LA REVISIÓN DEL TEXTO

Noviembre de 2005




Prospectos de medicamentos.